June 06, 2020
Compras y más compras, ¿o no?

Hasta hace poco pensaba y actuaba de una forma muy distinta. Desde que recuerdo siempre veía las tendencias de moda, buscaba prendas similares a celebridades que me gustaba como vestían y creaba mis tableros de Pinterest para inspirarme.

Yo creía que el vestirse bien no dependía del precio de lo que utilizaba, sino de crear mi propio estilo y sentirme bien con lo que vestía, pero entre más iba creciendo no era suficiente solo comprar montones de ropa, cada vez buscaba marcas en específico.

Comprar ropa, bolsas y zapatos era algo que me obsesionaba en cada ida a un centro comercial e incluso en los viajes, destinaba muchas horas para ir de compras, si por algún motivo no podía comprar ese día mejor ni entraba a las tiendas o de plano me ponía de malas. Cuando llegaba a mi casa me sentía tan emocionada, sacaba todo de las bolsas, lo ponía en mi cama y lo veía para crear outfits en mi mente.

En el último par de años realmente las compras se habían acumulado, cada vez llegaban más seguido paquetes de ropa o zapatos que adquiría online (como si las idas a centros comerciales no fueran suficientes). A la par de todo esto leía, me informaba sobre el fast fashion y todos los daños que causaba, mi límite llegó cuando vi que ya no tenía más espacio para todas las compras, que había mucha ropa nueva que no había utilizado y entendí  que mi felicidad no debía depender solo de eso.

Veo este cambio como algo mágico, pero realmente no fue así, fueron todos esos meses en los que me alimentaba de información, aún así fue inesperado, quería romper con ese hábito, no imagino qué hubiera sido de mí si en esta cuarentena, seguramente hubiera  continuado con ese ritmo acelerado de compras.

No hay que frustrarnos, si realmente nos vamos informando y vamos comprendiendo lo que ocurre nuestra mente nos dirá alto, sin enojarnos, sin culparnos, sin ponernos tristes, solo pasará, todo cambio lleva su tiempo.

No se trata de hacer un cambio radical, ni de jurar que nunca más volveremos a comprar ropa de ciertas marcas, se trata de entender el problema y ser parte de la solución. Si eres como yo y tienes aunque sea una prenda nueva sin estrenar pero no es sustentable, sostenible, ecológica, nacional ni nada parecido, no te culpes, ya la compraste, úsala, disfrútala y lo que hagamos a partir de ahora  es lo que cuenta. Buscar marcas que cumplan con las características mencionadas es una gran opción.


Posdata: 

Aunque estoy segura de que me he vuelto una persona más consciente desde antes de la cuarentena sigo pensando qué pasará cuando podamos salir e ir a los centros comerciales,  ¿sentiré ese mismo deseo de comprar todo lo que pueda alguna vez? ¿vestiré sopa sostenible? ¿ustedes que creen?

 

#ActResponsible #ThinkSustainable


Tiempo de lectura aprox.  2:00 min



Samantha Caraza

0 comentarios

Deja un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados